Ascensión Bautismal

Servicio de Bautismo
Isaac Mancera
2 de Junio 2019

El bautismo es un sacramento instituido por nuestro Señor Jesucristo: es una señal y un sello del pacto de gracia, de nuestro ingreso a Cristo, y de nuestra unión con él, de remisión de los pecados, regeneración, adopción y vida eterna: el agua del bautismo representa y significa la sangre de Cristo que borró toda culpa del pecado original y actual: ser bautizado con agua, significa el lavamiento del pecado mediante la sangre y por el mérito de Cristo.

El Hijo de Dios permitió a los niños pequeños en su presencia, abrazándoles y bendiciéndoles, y diciendo, que de tales es el reino de Dios: por eso, por medio del bautismo, los niños son solemnemente recibidos en el regazo de la Iglesia visible, distinguidos del mundo y de los que están sin el bautismo, y son unidos con los creyentes; todos aquellos bautizados en el nombre de Cristo, renuncian, y por su bautismo, están obligados a luchar contra el diablo, el mundo y la carne: la gracia interna y la virtud del bautismo junto con el fruto y poder del bautismo se extienden a todo el transcurso de nuestra vida como seguidores de Cristo.

Por eso, la escritura dice que:

El bautismo ahora nos salva — no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios — por la resurrección de Jesucristo, quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades. (1 de Pedro 3:21-22)

La eficacia del bautismo está ligada solamente al poder de Dios en la resurrección de Jesucristo y su ascensión a su glorioso trono celestial. En en el bautismo, somos unidos a Cristo — crucificados, sepultados, y resucitados juntamente con él — mediante la fiel obra de Dios de levantarlo de entre los muertos y de recibirlo en las nubes del cielo. (Romanos 6:1-4; Colosenses 2:11-12; Hechos 1:9)

Meditación

Quiero invitar a César, Elva y sus hijos a venir y pararse aqui conmigo ante el Señor y esta congregación de su pueblo.

El evangelio de Cristo declara que “la promesa de Dios es para ustedes y para sus hijos.” Si crees en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu familia.” (Hechos 2:39; Hechos 16:31)

Isaac, Jesucristo vino al mundo para salvarte. Él es tu refugio seguro. Jesús fue crucificado por tus pecados: su sangre te limpiará, sus heridas te sanarán. Jesús fue resucitado para tu vida: nunca te abandonará, nunca te abandonará. Jesús estará contigo siempre, hasta el fin del mundo.Jesús te ama más de lo que nunca sabrás completamente. Te llevará toda tu vida aprender, conocer y comprender las buenas nuevas de la gloriosa gracia de Dios. Aun solo sabrás un poquito de todo lo que se puede saber o comprender. Pero no te preocupes. Como vas a ver, el conocimiento se infla a uno, pero el amor se anima a todos. En Cristo, la fe que obra a través del amor es lo único que vale. Entonces, ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu mente, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. Y ama a tu prójimo como a ti mismo.

Votos:

Padres – Cesar y Elva

(1) ¿Reconocen la necesidad que tiene sus niños de la sangre limpiadora de Jesucristo, y de la renovadora gracia del Espíritu Santo?

(2) ¿Claman las promesas del pacto de Dios en representación de los niños, y miran la fe del Señor Jesucristo para la salvación de sus niños tal como lo hacen para ustedes mismos?

(3) ¿Dedican sin ninguna reserva sus hijos a Dios, y prometen, en humilde confianza en la gracia divina, que se esforzarán por darles un santo ejemplo, que orarán con y por éllos, que les enseñarán las doctrinas de nuestra santa religión, y que se esforzarán por todos los medios del pacto señalado por Dios, para criarles en enseñanza y alabanza del Señor?

Congregación

(4) Esto es a la congregación: ¿ustedes como congregación comparten la responsabilidad de ayudar a los padres en el discipulado cristiano de sus niños?

Isaac Mancera, yo te bautizo en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo. Amen

Hijito, el Señor Dios ha puesto su Nombre sobre ti; Ha escrito tu nombre en sus manos. Tú eres suyo y él es tuyo. De acuerdo con el pacto de gracia, tu serás su hijo, él será tu Padre y Jesús será tu hermano, y el Espíritu Santo será el sello de tu adopción en la santa familia de Dios. Hay un solo cuerpo, un solo Espíritu, una sola esperanza, un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos y por todos y en todos. Pero la gracia fue dada a cada uno de nosotros según la medida del don de Cristo.

Oración – Dios, bendigas a este niño pequeño y sus papas con la salvacion que les prometes en el evangelio de Cristo; conforme a tu gran amor hacia ellos, que les perdones de sus pecados y que les des el don del Espíritu Santo. En nombre del Padre, del Hijo, y del Espiritu Santo, Amen.