Ascensión de Cristo y su Iglesia

Día de la Ascensión

10 de mayo de 2018

Hoy es el Día de la Ascensión.

Todo el mundo sabe que este día conmemora la ascensión de Jesucristo de la tierra al cielo en las nubes. Pocos saben que también conmemora la ascensión de la iglesia de Cristo de la tierra al cielo en el Espíritu.

En la carta a los santos de Éfeso, Pablo oró para que todos los cristianos bautizados supieran “cuán incomparable es la grandeza de su poder a favor de los que creemos. Ese poder es la fuerza grandiosa y eficaz que Dios ejerció en Cristo cuando lo resucitó de entre los muertos y lo sentó a su derecha en las regiones celestiales, muy por encima de todo gobierno y autoridad, poder y dominio, y de cualquier otro nombre que se invoque, no solo en este mundo, sino también en el venidero. (Efesios 1:16, 19-21)

Luego Pablo explicó que “Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! Y en unión con Cristo Jesús, Dios nos resucitó y nos hizo sentar con él en las regiones celestiales, para mostrar en los tiempos venideros la incomparable riqueza de su gracia, que por su bondad derramó sobre nosotros en Cristo Jesús. (Efesios 2: 4-7)

El primer pasaje se enfoca en la ascensión de Cristo y su coronación y entronización. El segundo pasaje se enfoca en la ascensión de la iglesia en Cristo.

El punto es que todos los que están unidos a Cristo por el Espíritu también han ascendido con Cristo en el Espíritu.

Pero quede claro: hay un aspecto de “ya / no todavía” de nuestra ascensión con Cristo.

Espiritualmente, ya hemos ascendido con él en el espíritu y ya estamos sentados con él en los lugares celestiales. Físicamente, no hemos ascendido con él en el cuerpo todavía, pero lo haremos. Esa es una razón por la que esperamos la resurrección del cuerpo y la vida eterna.

Hasta entonces, los cristianos bautizados, que estamos unidos a Cristo Rey, debemos aprender a pensar, sentir y vivir como personas Ascendidas en Cristo. Como está escrito en Colosenses 3:1-5,

“Ya que han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios. Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra, pues ustedes han muerto y su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria. Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal.”

La verdad y la realidad de la ascensión celestial moldean nuestra vida terrenal.

Viendo que Cristo es Rey y Señor debemos llegar a tener una mentalidad tan celestial para que podamos llegar a ser una bendición en lo terrenal.

Relacionado

Meditación del día de la ascensión

Ascenso, descenso y destino humano

Comments are closed.

Create a website or blog at WordPress.com

Up ↑